EXCURSIÓN AL PARQUE KARPIN – 5º EP

sscc_user EDUCACIÓN PRIMARIA Comentarios desactivados en EXCURSIÓN AL PARQUE KARPIN – 5º EP

El pasado 20 de abril fuimos de excursión al Karpin. Estuvimos en el autobús más o menos 1 hora y 15 minutos de ida y de vuelta debido a que estaba en Vizcaya (País Vasco).

Al llegar, lo primero que vimos fueron 4 ciervos en un territorio bastante grande. Cuando entramos, conocimos a nuestra guía, Marta. Ella nos llevó primero donde los linces y nos dijo que si teníamos suerte veríamos alguno, pero que iba a ser difícil porque casi siempre están escondidos. ¡Pero al cabo de un rato avistamos uno de ellos bajo un árbol! A mí me hizo mucha ilusión verlo, ya que es uno de mis animales favoritos. Tras unos minutos de camino, fuimos a visitar a las panteras. Marta nos contó su historia. Habían pertenecido a dos señoras que las tenían en su jardín, muy bien cuidadas, pero llegó un momento en el que no podían seguir viviendo allí. Marta nos dijo que su hábitat natural era la selva, por lo que las llevaron a “Karpin Abentura” y las colocaron en un cercado parecido a su entorno natural. Cerca de allí había un aligator pequeño que estaba ciego porque unos niños, al ver que no se movía, le habían tirado unas piedras y se conoce que le dieron en los ojos y le dejaron ciego. En unos estanques vivían salamandras, ranas… y nos dijo Marta que entre dos de los cuatro estanques había… ¡500 tortugas! Después estuvimos en una zona en la que había un oso que había estado en un circo y un sitio donde había muchas aves: halcones abejeros y peregrinos, azores, lechuzas, búhos reales, águilas ratoneras, milanos… También vimos un dingo, llamas, emúes, avestruces, titís, macacos traídos por el tráfico ilegal de animales, buitres, canguros normales y albinos, hurones, corzos y cabras.

Además de la zona de los animales heridos, había otra en la que había dinosaurios construidos a tamaño real. Cuando entramos, fuimos caminando por un sendero y vimos un Oviraptor, un Parasaurolophus, un Protoceratops, un Mamenchisaurus, un Estegosaurus, un Quetzalcoatus y el más chulo… ¡un Tyranosaurus Rex!

Ya agotados, llegó la hora de comer. Nos sentamos en grupos, nos reímos un montón y compartimos gominolas, galletas y chucherías. Después, disfrutamos muchísimo en un parque, donde había un tobogán larguísimo y donde los profes nos hicieron un vídeo muy chulo.

He disfrutado mucho de la excursión y ojalá que en sitios como el Karpin sigan cuidando de estos animales que, bien por accidente o por nuestra mala cabeza, han terminado de esta manera.

 PINCHA AQUÍ PARA VER FOTOS

Mauro Ortiz Sáiz – 5ºB